¡ESTAR DESPIERTOS !

Ésta invitación la encontramos muy a menudo en los Evangelios, no temer la llegada del Señor a nuestra vida; estar despiertos para poder darle la bienvenida cuando llegue.  Jesús nos dice que hay un tiempo adecuado, y un tiempo en que será demasiado tarde.  Roguemos a Dios para que con su gracia nos ayude a tener un corazón que no se distraiga, y que esté plenamente vivo ante la presencia de Jesús en mi mundo, reconocer que se aproxima y darle la bienvenida .  No importa cuanto tarde, tratemos de renovar nuestro compromiso con Él Señor y con la construcción y crecimiento de nuestra relación con Él a través de la oración y reflexión constante, solo así, no nos preocupará el momento que llegue porque estaremos preparados.

PREGUNTAS PARA REFLEXIÓN

  1. ¿Con quién me identifico en esta  parábola?               
  2. ¿Estoy dispuesto/a a esperar a Dios, aunque no sé cuánto tiempo le tomará llegar?
  3. ¿Puedo confiar fielmente en lo desconocido, con la certeza de la bondad de Jesús? 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *