¡DADLES USTEDES DE COMER! (Jn.6 1-15)

Jesús da de comer a 5000 personas.
Este milagro revela el corazón de Dios, que se preocupa de todas nuestras necesidades. Dios también espera que nosotros vayamos en ayuda de los otros, y que compartamos lo poco que tenemos.

Señor, ayúdame abrir mi corazón y mirar con compasión, no vivir a espaldas de los hambrientos del mundo porque perderíamos nuestra identidad cristiana.

Para Reflexión:


Mi cuerpo necesita alimento y mi espíritu también necesita alimento.

  1. ¿Cómo satisfago el hambre de mi espíritu?
  2. ¿Qué tanto confío en Jesús?
  3. ¿ Qué experiencia tengo del poder de Jesús en mi, o en otra persona?
  4. ¿Ofrezco a Dios todo lo que tengo con sencillez y generosidad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *