ESTEMOS DESPIERTOS
(Mt.25, 1-13)

Atentos para cuando Cristo venga nos encuentre preparados.

PARA REFLEXIÓN:

  1. ¿En qué ocaciones, circunstancias o lugares encuentro a Jesús una y otra vez?
  2. ¿Qué tanta capacidad tengo para esperar y recibir a Jesús? ¿Qué tanto aceite tengo en mi lámpara, cómo la recargo?
  3. ¿Recurro a María para estar siempre dispuestos recibir a Dios?