JESUS NOS DEJA EL AUXILIO DEL ESPIRITU SANTO (Jn. 14, 23-29)

Jesús prepara a sus discípulos, para el día en que ya no esté con ellos.
Los invita a no aferrarse a su presencia física , no sentirán su ausencia porque
promete dejar el auxilio del Espíritu Santo, alma y motor de la vida para que acompañe al discípulo y a la comunidad.
Finalmente, Jesús entrega el don de la paz: “Mi paz les dejo, les doy mi paz”. Esta paz que nos deja Jesús compromete a todo cristiano que le sigue a hacer presente en el mundo la voluntad del Padre.

PARA REFLEXIÓN:

  1. ¿Amo a Jesús? ¿Guardo su palabra, soy coherente con lo que creo y lo que vivo?
  2. ¿Cómo se manifiesta que Dios habita en mi?
  3. ¿ Experimento La Paz de Jesús?
  4. ¿Pido la ayuda del Espíritu Santo para discernir la voluntad de Dios en mi vida?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *