EL MILAGRO DE LA EUCARISTÍA (Lc. 9, 11-17)

Jesús satisface las necesidades de una gran muchedumbre .
De esta manera nos enseña a conmovernos por las necesidades del prójimo, ya sean de carácter temporal como la solidaridad y el compartir atención, ayuda económica, compañía. O ayuda espiritual apostolado, evangelización, corrección fraterna.
El amor se multiplica por si mismo y siempre.

PARA REFLEXIÓN :

  1. ¿Al participar de la Eucaristía me lleva a preocuparme por los que mas necesitan? ¿Me lleva a ser mas solidario?
  2. ¿Al participar en la misa dominical me preocupo mas de cumplir o de meditar comprometiendome con el mismo Señor que está presente en el Pan?
  3. ¿En que momento de mi vida he experimentado que Jesús ha hecho posible lo imposible como en la multiplicacion de los panes?
  4. ¿Qué me esta pidiendo el Señor ahora que confíe y le entregue mi pobreza y mi ausencia para Él multiplicarlo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *