JESÚS SALVA CON UNA SOLA PALABRA (Mc.4, 35-40)

Existe un peligro, caos, se levanta un fuerte huracán, la expresión de ira de los discípulos lo despertaron diciendo:
«¿Maestro no te importa que nos hundamos?»
Ocurre en nuestra vida, nuestra fe se desvanece a la primera tormenta.
Como resultado, esta disminución, o pérdida de fe, da paso al temor. En tales momentos Jesús puede estar dormido pero su amor nunca nos abandonará.

SEÑOR: hay momentos que necesito oír tu voz ordenando paz y tranquilidad en medio de la tormenta.

Para Reflexión:

  1. ¿En qué momentos o situaciones de mi vida he experimentado peligro?
  2. Como los discípulos ¿he alzado mi voz despertando a Jesús? ¿Cómo se manifestó?
  3. En medio de lo que estamos viviendo en el país ¿Qué le estás pidiendo ahora?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *