SERVIR SIN ESPERAR RECOMPENSA (Mc. 9, 30-37)

Es irónico que mientras Jesús trataba de enseñar a los apóstoles el profundo acto de amor que expresaría en la cruz, ellos estaban pensando completamente diferente.

Señor, recibimos de Ti todo gratuitamente, nos hará mejores y verdaderos servidores dándonos tambien gratuitamente, no desear los aplausos de los demás porque todo eso pasará .
Señor, que no busquemos los primeros puestos y que tu presencia nos acompañe para que nuestro corazón se llene de lo único que necesitamos: fe, esperanza y amor a nuestros hermanos.

Para Reflexión:

  1. ¿Qué siento y que hago cuando no me dan o no recibo reconocimiento que creo merecer?
  2. Las ambiciones, honores y vanidades ¿qué tanta importancia les doy?
    ¿Quienes son para mí las personas más importantes?
  3. Jesús nos dice: «Quien quiera ser el primero, se haga el último y servidor de todos»
    ¿Qué importancia en mi trato les doy a los servidores?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *