JESÚS EN MÍ, ME MUEVE A AMAR (Mc.12, 28-34)

Jesús nos enseña que la observación de los rituales religiosos es menos importante que el amor a Dios y el amor al prójimo.
Es una elección que hacemos a diario, hoy elijo amar a Dios en mis hermanos, elijo tratar bien a Dios en el más vulnerable y en todos.

SEÑOR, te doy gracias por enseñarme a amarme, amar a los demás sabiendo que no sólo necesito amar a aquella persona que menos quiero, sino que también puedo amar al que lo necesita.

Para Reflexión:

  1. ¿Me amo a mi mismo y amo a los demás como Dios me ama?
  2. ¿A quiénes me cuesta amar?
  3. ¿Si yo no puedo amar, le pido a Jesús que Él ame en mi corazón?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *