EL BAUTISMO NOS ILUMINA CON LA LUZ DE CRISTO (Lc. 3, 15-16 , 21-22)

El Espíritu revolotea sobre nuestra vida y se convierte en vida que nos comunica el Amor del Padre .
Abrámonos al Espíritu, que lo hace todo nuevo, alegra nuestra existencia para que nos volvamos más hacia Dios.
Recordemos nuestro bautismo. Agradeciendo al Señor por este don.

SEÑOR: reflexionamos sobre este amor que nos das llamándonos tus hijos desde nuestro bautismo. Tú eres Padre fiel.
Tu fidelidad es eterna y nosotros queremos corresponder a ese amor.

PARA REFLEXIÓN:

  1. ¿Vivo como un bautizado conociendo amando y sirviendo a Jesus?
  2. ¿Cómo ratifico mi bautismo hoy?
  3. ¿Cómo me siento hijo(a) amado(a) del Padre, con que personas me siento amado (a)?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *