PRIMER DOMINGO DE CUARESMA. OBEDIENCIA Y FIDELIDAD AL PADRE (Lc. 4, 1-13)

Nuestra vida es una constante lucha y pruebas. Continuamente experimentamos dificultades y tentaciones, pero el Espíritu siempre será más fuerte que la debilidad de la carne y nos ayudará a discernir y vivir con coherencia, con libertar y desapego. Que este tiempo de Cuaresma que Dios nos ofrece sirva para revisar nuestra vida.

Señor, acompáñanos a atravesar nuestro propio desierto dejando muchas cosas como el “placer, el “tener” y “poder”. No nos dejes caer en tentación.

PARA REFLEXIÓN:

  1. ¿Cuáles son mis mayares tentaciones?
  2. ¿Cómo las enfrento? ¿En quién o qué pongo mi confianza?
  3. ¿En qué ocasiones he salido más fortalecido? ¿Agradezco al Señor por eso?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *